TIC OCULAR, ¿CUÁNDO ES NORMAL Y CUÁNDO DEBEMOS DE PREOCUPARNOS?

0
555
tic ocular

El tic ocular es un tic nervioso en el ojo o blefaroespasmo es un espasmo que se produce en la función del párpado y regula el cierre y apertura del párpado de forma involuntaria, repetitiva y no es contaste en frecuencia e intensidad.

Este tic puede ser apreciable o no por un observador externo y puede ir acompañado además, de visión borrosa o sensibilidad excesiva a la luz.

Cuando tenemos un tic en el ojo es molestoso, pero ¿por qué se produce?

La inervación del músculo elevador del párpado  (que es el músculo que se ve afectado) está mediada por el Tercer par craneal o Músculo elevador del párpado. Este músculo es muy susceptible a cualquier cambio que pueda alterar su estabilidad.

Un tic en el ojo no es más que un espasmo de uno de los músculos que generalmente desaparece por sí solo, pero si este tipo de tic no desaparece, debemos de pensar en la causa que lo produce.

La cafeína: Si tomas mucha cafeína puede que este sea el motivo por el cual tu párpado no deja de vibrar. La cafeína tiene propiedades estimulantes que pueden acelerar el ritmo cardiaco, el metabolismo y aumentar la presión de los músculos dando lugar a una extraña vibración en el ojo.

No hay una cantidad de cafeína estipulada responsable de ese tic, pero si piensas que este puede ser uno de los motivos, disminuye la dosis diaria.

Además podríamos nombrar aquí otra serie de sustancias que actúen como productos estimulantes; la coca-cola, el tabaco, medicamentos y estupefacientes.

Estar sometido a estrés: Cada persona reacciona al estrés de una forma. Estar sometido a más presión de la normal puede generar un tic nervioso muscular. Si este es tu caso, debes de tomarte un tiempo para descansar y relajarte e intentar así aliviar el problema.

Alergias: Cuando tienes alergia se libera histamina que es un neurotransmisor haciendo que el cuerpo reaccione de diferentes formas. Puede provocar un tic nervioso o inflamación de los párpados.

Un traumatismo: Si has padecido un traumatismo también puede éste afectar a algún nervio y provocar un espasmo del músculo elevador del párpado o tic.

Falta de sueño y/o fatiga: Los párpados son uno de los músculos más sensibles de todo el cuerpo, por lo que simplemente el hecho de no haber dormido lo suficiente puede ocasionarte un tic y que los músculos empiecen a vibrar. La solución es dormir más y descansar.

No portar la corrección adecuada: SI en algún momento te pones a leer y experimentas un tic en el ojo es porque tus músculos están trabajando más de lo normal y necesitas un cambio de graduación.

Un tumor: este es el caso menos común, pero podría tratarse de un tumor cerebral y para diagnosticarlo debes de acudir al neurólogo y someterte a una gran serie de estudios.

 

¿El tic no desaparece?

Si has descartado cualquier de las causas anteriores puedes pensar en someterte a una inyección de toxina botulínica con un cirujano. El botox o toxina botulínica se emplea también cuando hay un estrabismo y detiene el espasmo del músculo durante un tiempo aproximado de 3 meses.

 

 

 

 

Dejar respuesta